La sexualidad debería tratarse como asignatura en institutos y colegios.

En pleno siglo de innovación y crecimiento de las diversas culturas que anteriormente eran vistas como un hecho errático y repulsivo en el que se incluye la sexualidad, es aceptada otras circunstancias en este ámbito universalmente tales como las violaciones en niños o adolescentes, enfermedades, abortos, hasta casamientos con niñas en diversas culturas, donde en la mayoría de los casos las personas que pasan por estas etapas no recibieron correctamente una preparación sexual para enfrentarse a las realidades que están por llegar, ¿acaso hablar de sexo es tan controversial?

Durante mucho tiempo la sexualidad ha resultado ser un tabú del que no se debe hablar abiertamente, esto ocurrió y ocurre durante las diferentes etapas formativas de la persona, donde en algunos casos es preferible buscar información para satisfacer la curiosidad aisladamente sin la correcta guía, lo que en muchos casos para las personas más jóvenes termina resultando en una paternidad no deseado o una enfermedad de transmisión sexual.

Aunque resulta un tema tan complicado, que en algunos casos afecta hasta a los adultos viéndose sofocados al tener que hablar sobre temas de sexualidad con sus hijos o en la etapa académica de primaria y secundaria, al tener que explicarle la etapa reproductiva del ser humano a los niños o adolescentes, que en muchos de los caso en vez de aclarar los cuidados que se deben tener, producen un incentivo y curiosidad a descubrir que puede sentirse al practicarlas.   

Existen diversas disyuntivas que generan dudas respecto a esta problemática como: ¿actualmente existen temas para prepararlos en el ámbito académico? En casi todas las instituciones en la actualidad es un tema manejado en el área de la biología y salud, ya que resulta pertinente la formación de los jóvenes ciudadanos para que comprendan los riesgos y consecuencias que pueden asumir al estar realizando estas prácticas, en algunas medidas son temas que únicamente se hablaran superficialmente omitiendo lo importante.

Aunque en España en 2010 se creó la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, indicando que debe ser incluida en los currículo escolar, el problema radica en que no existe una explicación objetiva donde le estipule a los docentes que puntos deben tratarse sobre este tema, que tanto deben profundizar además de únicamente enseñarles cómo utilizar un condón y temas superficiales que abarcan este tema.

¿Es una de las mejores alternativas omitir cierto temas sexuales? Algunas religiones que tienen institutos especializados en la formación estudiante, principalmente la católica se opone a la transmisión de este tipo de información a los infantes, ya que pueden representar una tentación que se debe omitir en las primeras etapas de la vida hasta poder alcanzar una adultez para consumar el matrimonio.

La mejor información sexual se encuentra en los sexshops online

Pero la realidad es otra actualmente la información no puede limitarse, existen diversos medios informativos que proporciona todo aquello que se pueda estar buscando sin ningún tipo de límite y garantiza el poder ver lo bueno o lo malo de los datos, por ello la persona estará expuesta directa o indirectamente a recibir información sexual, indistintamente de buscar por el internet, en sexshops los medios televisivos, canciones o expresiones en póster tienen contenido sexual que indirectamente se está recibiendo aunque la persona no se fije. Entonces ¿es mejor informar o no?

Es oportuno y certero el educar sobre los diversos ámbitos de este tema, es preferible darle una orientación en los temas sexuales a las personas donde tenga una perspectiva responsable que establezca lo bueno o malo de vivir estas experiencias, las diversas enfermedades que se pueden recibir por realizarlas, la exposición psicológica y emocional que comenzará a vivir el individuo, lo que conlleva el tener una o diversas parejas sexuales, y la principal polémica que puede concebir estas práctica que es un embarazo provocado pero no deseado.

Toda esta información bien implementada puede llevar al individuo a tomar determinadas decisiones, desde aquellas donde se restrinja de realizar actividades sexuales que son muy pocos de los casos, practicar un sexo responsable donde utilice y le garantice a la pareja utilizar conjuntamente métodos anticonceptivos o simplemente realizar prácticas sin ningún tipo de protección.

Indistintamente de la educación que pueda proporcionarle a los jóvenes, serán ellos los que determinen la decisión que desean realizar sobre estas prácticas, todo siempre dependerá de la educación impartida desde los hogares y el refuerzo que es realizado en las instituciones donde estudian, todo ello con el fin de generar una opción que le facilite una posible orientación a la persona para que pueda llegar a tomar la decisión correcta.